LoginClose

Conectate usando tu red social favorita y mantente informado de lo nuevo en Veganos en el DF.
Conectate usando tu red social favorita y mantente informado de lo nuevo en Veganos en el DF.
Loading..
Suscríbete a nuestros newsletters y mantente informado sobre todo los que esta ocurriendo en el mundo de Veganos en el DF.

Visitantes

Hoy261
Ayer412
Esta Semana3103
Este Mes12343
Total1548769

Los Lácteos

Dicen que la costumbre es más fuerte que el amor. Y la costumbre de tomar leche de vaca es sin duda una de las más fuertes en muchas personas. La leche de vaca tiene fama de ser indispensable para el crecimiento y salud. Pero nada más falso.  No negamos que tenga buen sabor y aspecto, pero, a decir verdad, la leche de vaca sólo es indispensable para los becerros (y sólo hasta que le salen los dientes y cambian a una dieta sólida).

El ser humano es único en la naturaleza por múltiples razones destacando entre ellas el hecho de que se trata del único mamífero que ingiere leche procedente de otro animal pasado el periodo de lactancia y lo hace a pesar de saberse que la leche que produce cada mamífero es específica para su especie y que la naturaleza la ha hecho idónea para las necesidades de su cría y no para las de otra. 

 

La madre Naturaleza previó que los mamíferos -es decir, los animales que maman- obtengan la leche directamente de las mamas de sus madres sin contacto con agente externo alguno ya que se trata de una sustancia que se altera y contamina con gran facilidad. Los humanos, sin embargo, en el convencimiento de que es sano seguir tomándola siendo ya adultos hemos alterado hasta las leyes de la naturaleza para poder mantenerla en condiciones adecuadas de consumo. Y, sin embargo, son muchas las evidencias que indican que tan preciado líquido está detrás de muchas de las dolencias que hoy nos aquejan. 

 

Obviamente la composición de cada leche varía en función del animal, de la raza, del alimento que haya recibido, de su edad, del periodo de lactancia, de la época del año y del sistema de ordeño, entre otras variables. Y si bien su principal componente es el agua su presunto interés nutritivo radica en que además contiene grasas (ácidos grasos saturados y colesterol), proteínas (caseína, lactoalbúminas y lactoglobulinas), hidratos de carbono (lactosa, fundamentalmente), vitaminas (cantidades moderadas de A, D y del grupo B) y minerales (fósforo, calcio, zinc y magnesio). Las proporciones dependen ya del tratamiento que se haya dado a la materia prima por lo que no contiene la misma grasa la "leche entera" que la "leche descremada".

 

¿La leche de vaca es nutritiva?

 

El valor nutritivo de la leche deja mucho que desear, parece ser que es más la propaganda creada por empresas multimillonarias que el real beneficio para su consumo. Hay que saber que la leche no pasteurizada es altamente peligrosa para el hombre, ya que contiene altas dosis de bacterias. Sin embargo, cuando la leche se pasteuriza, se somete a temperaturas tan altas mediante las cuales la leche pierde prácticamente sus nutrientes como enzimas, minerales, vitaminas, etcétera, (motivo por el cual muchas marcas adicionan vitaminas y minerales) . Por otro lado, el cuerpo carece de las enzimas necesarias para digerir esta leche (renina y lactasa, las cuales el organismo las produce hasta los 3 años de edad), así que la leche llega a convertirse en ácido úrico, el cual se transforma en mucosidad para poder ser expulsada del cuerpo. De aquí derivan gran cantidad de afecciones respiratorias como catarros, alergias y demás.

 

A TENER EN CUENTA.

  • La leche de vaca se considera una sustancia óptima para las necesidades nutricionales de los terneros y quizás no tanto para el consumo de los humanos. Nos basta con saber que los terneros, a diferencia de los bebes humanos, duplican su peso en 47 días, desarrollan 4 estómagos y llegan a pesar entre 1100 y 1200 libras en dos años. Además la leche de vaca contiene aproximadamente tres veces más proteínas que la leche humana y casi un 50% más de grasa.
  • Los perros no pueden digerir la lactosa (azúcar presente en la leche de vaca) ya que no producen lactasa (enzima que sirve para digerir este azúcar), por lo que suelen presentar cuadros de diarrea cuando la consumen.
  • El consumo de leche se debe de evitar en aquellos momentos en los cuales se está tomando antibióticos pues impide la asimilación de estos medicamentos.

 

 

LA LECHE Y EL ASMA.

 

El asma es otra de las enfermedades relacionadas con la ingesta de cantidades altas de productos lácteos. Gran parte de las alergias infantiles se deben a las proteínas de la leche de vaca y a la intolerancia a la lactosa. El 90% de los pacientes asmáticos que fueron sometidos a una dieta vegana experimentaron gran mejoría en la curación de esta enfermedad. Según la Academia de Alergia, Asma e Inmunología de Estados Unidos, la leche es la causa principal de alergias en niños causando síntomas de mucosidad nasal, dolores en los oídos, fatiga muscular y dolores de cabeza.

 

Actualmente existen varias bebidas que puedes consumir conocidas como "leches" vegetales, y hay de: arroz, almendra, avellana, mijo, ajonjolí, coco, soya, etc.